Material para relleno

Con frecuencia nos encontramos con embalajes mixtos.

Un ejemplo es el que nos ocupa: unas cajas de cartón que contienen artículos que no encajan perfectamente con el volumen de la caja, pudiendo bailar su contenido. Cuando se da esta circunstancia, la caja de cartón puede no bastar como protección del material y nos vemos en la obligación de recurrir a otros elementos que complementen el embalaje.

Esa función la desarrolla de manera más efectiva la espuma de poliuretano (o poliestireno)extruída en pequeñas formas que se adaptan a los huecos que quedan entre contenido y continente de la forma más eficaz, envolviendo el producto que desea proteger y evitando su desplazamiento, garantizando un envío seguro de golpes, rozaduras, etc. Se sirve en bolsas de medio metro cúbico de volumen, y son de fácil aplicación y totalmente reciclables.

Filtros activos